Los niños que siguen una dieta equilibrada sacan mejores notas y van menos estresados

Desde la suola os queremos acercar las conclusiones de un estudio reciente que creemos que puede ser de vuestro interés.

Según el V Observatorio Nestlé, un 32% de los niños españoles saca sobresaliente en lenguas y/o ciencias, mientras que esta cifra asciende al 46% entre los que siguen una dieta saludable. El estudio revela, además, una relación entre la motivación por ir a la escuela y una alimentación saludable. Al 84% de los pequeños que come bien no le cuesta ir al colegio. Por parte de las familias, las frutas y verduras, son las asignaturas pendientes.

Para elaborar este estudio1, promovido por Nestlé y realizado por la firma de investigación de mercados IPSOS, las familias encuestadas se han clasificado entre las que siguen una alimentación equilibrada y las que no, determinando una serie de raciones recomendadas para cada grupo de alimentos. Según el criterio establecido, se ha considerado que un niño come de forma saludable cuando incluye, en su día a día, el consumo de fruta natural y verduras frescas y, al menos una vez a la semana, el de legumbres, pescados y frutos secos, incluyendo el aceite de oliva como aliño habitual y el agua como bebida principal.

Una alimentación equilibrada, base de bienestar físico, social e intelectual

Los resultados del V Observatorio Nestlé revelan que los niños que siguen una dieta equilibrada sacan más sobresalientes. Un 32% de los alumnos españoles saca un excelente en lenguas y/o ciencias pero este porcentaje asciende al 46% entre aquellos que siguen una alimentación saludable.

Más motivados y con menos estrés si comen bien

Más allá de las propias calificaciones, el estudio observa una relación entre la alimentación y las actitudes de los pequeños en el colegio. Los niños con una dieta saludable son los que están más satisfechos con su rendimiento escolar. Solo cuatro de cada diez alumnos está contento con sus notas mientras que, entre los que comen bien, son 6 los que se muestran satisfechos. Además, al 84% de los alumnos que come de forma equilibrada no les cuesta ir a clase. Sin duda, son los que van con más ganas a la escuela.

Preguntados por el estrés, un 11% de los padres reconoce que sus hijos están estresados con los estudios. Según los mismos, solo el 28% de los niños está muy contento con sus tareas escolares; un porcentaje que llega al 42% entre aquellos que siguen una dieta equilibrada. En esta línea, solo el 37% de las familias asegura estar muy de acuerdo con que los pequeños tienen tiempo suficiente para hacer los deberes mientras que este porcentaje llega al 45% entre los que comen equilibradamente.

La asignatura pendiente: no comen suficiente fruta y verdura

Otro dato relevante es que tan solo un 10% de las familias encuestadas sigue una alimentación equilibrada. El 69% de los padres sabe que hay que ofrecer diariamente a los pequeños tres raciones de fruta, pero únicamente el 17% lo hace. También comen menos verdura de la recomendada ya que, aunque el 66% de las familias es consciente de que debería dar a sus hijos dos raciones de verdura al día, solo el 54% lo cumple.